HISTÓRIA

LA HISTORIA SIGUE DE PEZ

Mencionar a Dorados en una conversación es sinónimo de nombrar a uno de los equipos con mayor corazón y sentido de pertenencia del estado que representa. El Gran Pez es parte fundamental de la cultura del deporte en Sinaloa y refleja fielmente los valores, tradiciones y pasión con la que viven sus aficionados, así como la relevancia sagrada que la Familia tiene para la sociedad en la construcción del futuro. Cuando los Dorados saltan a la cancha, miles de corazones palpitan al saber que lo dejarán todo por ese orgullo, por esa filosofía de vida.

EL NACIMIENTO DEL PEZ

Los Dorados arribaron a Sinaloa en el año 2003, un estado ávido por vivir la fiesta del Futbol Profesional en México y que, gracias a los esfuerzos de Valente Aguirre y Eustaquio de Nicolás, ese sueño se había hecho realidad, erigiéndose el Gran Pez como el primer equipo en la región noroeste de nuestro País.

Fue entonces cuando, el 8 de agosto de ese mismo año, inició la travesía del conjunto del Pacífico en la ciudad de Mérida, teniendo como rival a los Venados de Yucatán en la cancha del Estadio Carlos Iturralde.

Continuará...

LOS CAMPEONATOS

El equipo que nació grande con la obtención de su primer título en su torneo de debut, allá por el lejano 2003 con una palomita del legendario ‘Lupillo’ Castañeda que significó el gol de Oro que decretaba la grandeza del Club en sus inicios.
En 2004 logramos nuestro primer ascenso al máximo circuito después de una apasionante eliminatoria contra León, que se definió en nuestra Pecera con un gol de Roberto Domínguez, con el que Sinaloa se convertía en plaza de Primera División.
Una vez más, frente a los esmeraldas del León, pudimos coronarnos ante nuestra gente con una remontada de alarido que convirtió en inmortales a Mario Padilla, Lucas Silva, Aldo Polo y Rafa Gaytán, lo hicimos de nuevo ante 20 mil almas en el Coloso del Humaya en el 2007.

El siguiente campeonato debió esperar algunos años pero disfrutamos las mieles de la grandeza a nivel nacional con el regreso del campeonato de Copa MX después de mucho tiempo. Nos coronamos en Tamaulipas luego de una final histórica contra Correcaminos en la cual un gol de nuestro portero, Alfredo Frausto mandó el partido a la definición por penales. Comandados por Cuauhtémoc Blanco, Daley Mena, Mario Osuna, Javier Güémez, Carlos Pinto y Juan Hernández, una vez más ponían la mira del país entero en el fútbol sinaloense.
En 2015, bajo la dirección de Carlos Bustos y la presencia de jugadores que marcaron época para nuestra institución, logramos vencer a San Luis en la final del Clausura. Con una ventaja de tres goles en la ida celebrada en Culiacán, fue suficiente para conquistar el trofeo en tierras potosinas y darnos el boleto para enfrentar a Necaxa por un nuevo ascenso a Liga MX.

Ante una noche lluviosa, el 23 de mayo del 2015, volvíamos a gritar con el alma que éramos de primera gracias a una sublime actuación de Raúl Enríquez, quien anotó doblete en Aguascalientes para devolver un trozo de grandeza al equipo de Sinaloa. La Familia Dorada puso color y corazón en el Estadio Victoria y los once guerreros dorados el fútbol para retornar a la élite del fútbol mexicano.
Después de un descenso doloroso en 2016, la directiva armó un equipo fuerte y con un gran cuerpo técnico. Una fase regular buena y una liguilla sorprendente nos llevaron a dar la vuelta olímpica en nuestra casa tras derrotar al Atlante y con el eterno Carlos Pinto levantando el trofeo ante su familia, su afición, ante su gente.

NUESTROS GRANDES PECES

Grandes figuras del fútbol en México y en el mundo han formado parte de nuestra rica historia. Jugadores de la talla de Diego Fernando Latorre, Aurelio Molina, Héctor Giménez, Carlos Pinto, Sebastián Abreu, Jared Borgetti, Josep Guardiola, Segundo Castillo y Pedro Iarley, han representado con alma, vida y amor nuestros colores.
En nuestro banquillo se han sentado figuras de la talla de Diego Armando Maradona, Francisco Ramírez, Alexander Guimaraes, Carlos Bustos, José Guadalupe Cruz, Robert Dante Siboldi y David Patiño, quienes han puesto su sabiduría y compromiso al servicio de Sinaloa.

NUESTRA PECERA

Primero llamado Carlos González y González y construido en tiempo récord de tres meses, nació nuestra Pecera, testigo de grandes batallas, hazañas, caídas y triunfos. Con un cupo de más de 20,000 aficionados, el Coloso del Humaya ha albergado partidos de corte internacional contra Boca Juniors, Chicago Fire, Universidad de Chile y Saprissa.
Fue casa de nuestra Selección Mexicana en 2005 contra Colombia. Orgullosa sede del Premundial de la CONCACAF en el mismo 2005, donde se inició el camino a la grandeza y la obtención del primer mundial para México en Perú. Giovanni Dos Santos, Carlos Vela, Héctor Moreno y muchos otros, forjaron su camino a la inmortalidad en nuestra pecera.

La última remodelación de nuestra casa se llevó a cabo en 2018, siempre buscando que sea la casa de nuestra gran familia, nuestra Familia Dorada.

NUTRIENDO A MÉXICO

Sinaloa es el corazón alimenticio de nuestro país por excelencia. Actividades primarias y secundarias como la agricultura, pesca y ganadería hacen de nuestro estado un proveedor irremplazable en la nutrición de millones de mexicanos.
En el fútbol, Dorados no ha sido la excepción y también se ha desarrollado como un generador natural de talento para el balompié azteca. Elementos como Jorge Iván Estrada, Jesús Angulo, Mario Osuna, Javier Güémez, Francisco Contreras, Dionicio Escalante, Javier Salas, Luis Fernando López Payán y muchos otros más, han sido formados en La Pecera para beneficio del país, sumando minutos con la playera de nuestra Selección Nacional mayor y algunos otros con representativos mexicanos con límite de edad.

Desde el mundial de Corea- Japón 2002, al más reciente celebrado en Rusia en el año 2018, al menos un sinaloense ha formado parte de la lista de 23 seleccionados para representar orgullosamente nuestra tierra, nuestros valores y nuestras ganas de TRASCENDER.

Historia Dorados